reinvención

Desde que somos niños, nos vamos acostumbrando a que nuestros padres nos vayan formando en las maneras, las formas, el idioma y las reglas de conducta aceptadas tanto en casa, así como en las normas de urbanidad de la cultura de nuestro país.

Ingresamos a la escuela y de ahí pasamos de una etapa a otra siempre con la consigna de obedecer a los mayores e ir formando criterio hasta que llegamos a nuestra vida adulta.

Entonces, llega un momento crucial. Se trata de decidir, ¿y ahora qué?

Por primera vez y de manera más genuina nos enfrentamos a la realidad.

Somos libres de elegir y en función de los pasos que demos, iremos definiendo nuestro futuro.

Por eso es tan importante detenerse a pensar lo que realmente deseamos.

Si hemos conseguido ya una carrera técnica universitaria podemos continuar formándonos en nuevos cursos, diplomados, maestrías y doctorados.

Es importante mencionar que si de formación se trata, existen muchísimas opciones digitales o presenciales.

Atrás quedaron los tiempos en que una persona nacía y se quedaba en su ciudad natal para siempre.

Hoy gracias a Internet, el mundo se ha conectado más, por lo que ya no resulta descabellado escuchar que alguna persona decide continuar sus estudios en otro país.

Aprender un idioma nuevo siempre será clave para tener mejor proyección profesional.

Si por otro lado, optamos por ingresar al mundo laboral, es muy valioso hacer una lista de las empresas en las que creemos nos podríamos desempeñar bien.

De igual forma, es importante saber qué áreas dentro de la organización podrían ser de nuestro interés.

¿Es el contacto con la gente?, ¿son las ventas o el servicio al cliente?, ¿es la capacitación en el área de Recursos Humanos?, o ¿llevar a cabo las entrevistas de reclutamiento?

Podría ser el área de ingeniería de proyectos, o pertenecer directamente en el área de Producción.

No hay empleo que deje de ser importante pues nos regalará la posibilidad de obtener una vez más “estructura” en nuestras vidas, con una seguridad de un sueldo, seguido de unas prestaciones o beneficios.

Tener un trabajo no es garantía de que se tendrá siempre por lo que hay que mantener la filosofía de: “hoy me voy a ganar mi puesto de trabajo” y así cada día ir formando esa disciplina de dar y ser parte de un equipo que busca metas en común.

Si tu vena es más aventurera y quizá arriesgada, quizá puedas probar emprender un negocio.

¿Tienes en mente algún producto o servicio que te gustaría vender? o quizá ¿deseas ofrecer ese servicio o tu mismo producir ese producto?

Todas son unas tentadoras ideas.

Solo hay que tener en consideración que: un negocio solo se concreta como tal, cuando se tiene pensado cómo se van a lograr los ingresos y se consiguen.

Se habla mucho de un Plan de Negocio y sin duda es una herramienta muy valiosa aunque más poderoso aún, es la validación de la idea ante un pequeño entorno de posibles clientes.

Sin embarcarse en realizar demasiada inversión o gastos de los cuales podríamos arrepentirnos, antes de emprender con todas tus fuerzas, valida que la idea no solo te encante a ti y a los tuyos, sino a tu posible grupo de posibles clientes.

En próximos post encuentra elementos necesarios que se ocupan para un emprendimiento exitoso.

——————

https://emprendeideas.info es un sitio que ofrece opciones creativas para emprendedores. Si quieres compartir una idea puedes escribirnos aquí.