Ideas claras

Para comenzar cualquier cosa en la vida, es mejor tener la mente despejada

Es imposible llegar a ningún lado, si no se sabe a dónde se quiere ir.

En este mensaje te vamos a recomendar tres acciones de gran poder: ordena, libera, visualiza.

Ordena

¿Cuántas veces nos pasa que no encontramos las llaves de casa cuando están en la mesa de la entrada solo porque hay muchos objetos que nos impiden verlas con claridad?

Tan solo manteniendo la mínima cantidad de objetos podría haber simplificado el encontrarlas.

De la misma manera antes de comenzar el día, la semana o cualquier emprendimiento, es necesario despejar el área.

Esto es una idea que se puede aplicar literalmente en lo físico y en lo mental.

Cuando queremos lograr algo, el tener muchas cosas por en medio nos distraen con facilidad.

Si empezamos por dedicarle un día entero a decidir con qué nos quedamos, qué ya no sirve y va al contenedor de reciclaje, y qué puede ser donado a obras de caridad o personas que lo pudieran utilizar, daremos un claro mensaje mental al mundo de desalojar lo “viejo” para recibir lo nuevo.

Una vez despejada el área tendremos claridad de mente para lo siguiente.

Libera

Elige un espacio de tranquilidad, coloca en una mesa una hoja de papel en blanco y algo para rescribir y contesta la siguiente pregunta.

¿Qué quiero hacer con mi vida?

Puedes escribir tanto como lo desees. Puedes incluir las necesidades emocionales, de tus relaciones interpersonales, de aspectos materiales y económicas.

Luego separa cada una de esas necesidades por categorías y responde: ¿Cuándo me gustaría que se cumplan mis metas?

Sé específico. Pueden ser metas que quizá quieras que cumplan dentro de 1, 5 o 10 años. Eso lo defines tú pero sé específico.

El tener fuera de ti, por escrito y visualmente disponible las necesidades de tu vida, se convertirán en tu primer borrador.

Visualiza

Adicional a tu plan por escrito de tus metas, puedes buscar imágenes en Internet o en Revistas que se asemejen a lo que tu deseas lograr. Recórtalas y pégalas en tu Visual Board o Tablero Visual de Metas.

El tener un Vision Board frente a tu escritorio, sobre tu mesa de noche o en un lugar en el que suelas estar, ayudará a permear tus metas a tu cerebro.

Al terminar de hacer estos ejercicios, seguramente sentirás un efecto liberador de ideas que estaban “atrapadas” y a las que finalmente les diste cauce.

Puedes regresar a tu Plan de Metas cuantas veces lo desees, incluso lo puedes transcribir, poner en orden o de prioridades. Leerlo diariamente te ayuda a que te enfoques y que puedas dar los siguientes pasos para lograr cada una de esas metas.

Con esto acabas de dar el primer gran paso hacia lograrlas.

——————-

https://emprendeideas.info es un sitio que ofrece opciones creativas para emprendedores. Si quieres compartir una idea puedes hacerlo aquí.