Crisis en la vida

Nunca olvidaré ese día. Desperté temprano, entré a la ducha, me arreglé, tomé un café rápido y partí para la oficina.

Desde que dí el primer paso, sentí una curiosa mirada de mis compañeros. Me saludaban pero me veían diferente.

Un extraño escalofrío recorrió mi cuerpo. Aún así, llegué a mi escritorio, me senté en mi silla y justo cuando encendía mi computadora, noté una presencia junto a mí: “Hola Paco, buenos días. ¿Me podrías acompañar a mi oficina por favor?”.

Los siguientes instantes caminaba en versión flotante. Mi cuerpo andaba, pero apenas sentía mis piernas. Mi mente estaba algo aturdida y sentía un palpitar del corazón inusual.

Llegamos a la oficina de Recursos Humanos y sucedió lo que ya mis compañeros intentaban advertir con su comportamiento y mi propio cuerpo anticipaba ya también.

Lupita, la jefa de Recursos Humanos evitó cualquier rodeo y fue al grano: “Paco, estamos haciendo un reajuste en la empresa y lamentablemente debemos prescindir de tus servicios. Te voy a dar tu cheque de liquidación. Por favor firma este documento”.

Cuántas veces no hemos escuchado que familiares, amigos o conocidos nos dicen que han sido despedidos de sus trabajos, pero nosotros siempre inmunes miramos que les pasa a otros, menos a nosotros.. hasta que nos llega el día de experimentarlo en carne propia.

Atónitos recordamos cómo a los papás y abuelos nada más graduarse de la universidad, les ofrecían varias ofertas de trabajo. Desde luego “se peleaban” a los que hubiesen salido con mejores calificaciones. Y de ahí ese empleado iba ascendiendo. Por su lealtad, era condecorado con una medalla de 5, 10, 20, 25 años, y hasta un reloj conmemorativo por los 30 años de fiel servicio.

Pero, volvamos a la realidad.. es ahora tu turno de estar sin empleo ¿y ahora qué?

Bueno querida lectora, querido lector, me agrada decirte, que el mundo no termina aquí.

Te invito a que vivas tu duelo por un par de días y luego comiences a ver esta ventana como una oportunidad para reescribir tu vida y tu futuro.

Ahora mismo estás en la posibilidad decidir si quieres encaminar tu vida a:

  1. Buscar un nuevo trabajo
  2. Empezar a emprender

Para cualquier de las dos opciones, hay un cúmulo de opciones y caminos que puedes seguir.

Buscar un nuevo trabajo

Si tu opción es ir “a lo seguro”. Comienza tus tareas definiendo a qué tipo de empresa vas a solicitar un trabajo. De ser necesario modifica tu Currículum Vitae y si tienes amistad con algún reclutador, muéstraselo para que te de retroalimentación y hagas los ajustes necesarios.

Internet está lleno de interesantes opciones para buscar trabajo pero tus contactos y relaciones te darán aún más posibilidades de acercar tu recomendación en las propias empresas donde ellos trabajan. En este sentido cosecharás cada una de esas amistades que has estado manteniendo por años y ahora es el turno de ellos para apoyarte también.

Cada mañana comienza el día como si fueras a trabajar porque es verdad, tus nuevos deberes hasta que encuentres esa oferta de trabajo, son: hacer un listado de las empresas donde te gustaría trabajar, buscar sus páginas en internet y llenar sus formularios para aplicar a dichas vacantes. Si tienes conocidos o tus amigos conocen a alguien en dichas empresas, pide apoyo para que además te den un empujón en “visibilidad” ante el personal de reclutamiento.

Perder un empleo por ningún motivo debe ser motivo de vergüenza. Coméntalo a tus amigos y familiares para que si éstos se llegan a enterar de alguna oportunidad, te lo hagan saber.

Aprovecha un espacio de tu día para hacer ejercicio eso ayudará a mantener un sano estado de ánimo. También es el momento de seguir cultivándote: toma cursos online, actualízate leyendo información de temas que pueden contribuir a ponerte al día.

El hacer una franca reflexión de lo que te gustó de ti mismo en tu trabajo anterior y lo que harías diferente si tuvieras una nueva oportunidad laboral, siempre te dejará un crecimiento.

Animo y perserverancia. Con disciplina y una buena actitud, seguro llegarás a buen puerto hasta tu siguiente oportunidad.

Emprender

Si has sido un “afortunado” y con el dinero de tu liquidación tienes oportunidad de vivir e invertir un poco más para emprender, !enhorabuena! en otros post irás descubriendo ideas para darle vida a tus ideas ya sea que vayas a comenzar desde cero, o tengas más avanzado la implementación de tu negocio.

Nos vemos en el siguiente post.

—————–

https://emprendeideas.info es un sitio que ofrece opciones creativas para emprendedores. Si quieres compartir una idea puedes escribirnos aquí.