Enfoca tu día foto de cottonbro

Para que una empresa avance, se necesitan muchos ingredientes “al punto”. Definición de metas claras, los recursos humanos correctos no solo en formación, sino en capacitación y actitud correcta.

Otro elemento es que tengan la habilidad de ser productivos.

Si bien existen personas a quienes les gusta terminar sus tareas como prioridad 1 en su día a día, a otras les gusta irlas desarrollando poco a poco. también están los casos de quienes trabajan mejor “bajo presión”.

¿Con qué estilo de trabajo te identificas tu más?

A continuación te compartimos algunas ideas para lograr producir de manera más eficaz durante el día.

  • Define el plan del día. Escribe cada día al terminar el día, las tareas y metas que deseas cumplir al día siguiente. De esta manera cada mañana tendrás por escrito lo que debes hacer y podrás enfocarte mejor a llevar los proyectos a cabo. Si además planeas las metas del mes y calendarizas los objetivos que quieres lograr por semana, será más sencillo que te propongas la agenda del día.
  • Evita los distractores. De igual manera los chats en Messenger, whatsapp o en el mismo Google pueden distraer lo suficiente, logrando la desconcentración o el momentum de productividad. Si no los requieres obligatoriamente para producir, ciérralos por ciertas horas en el día y date permiso para ver mensajes en otro horario establecido para ello.
  • Hora de trabajar es hora de trabajar. Tener un ambiente en armonía con los compañeros de trabajo es algo muy importante y necesario, pero en ocasiones te pueden desconcentrar o desenfocar del logro de tus objetivos. Si lo que quieres es avanzar realmente, evita pasar del modo productivo al recreativo hasta la hora del break o de la comida, notarás una gran diferencia.
  • Manten la concentración. Es común que el cerebro vaya asociando ideas a partir del trabajo que vas realizando e incluso venga el recordatorio de pendiente o un torrente de frescas ideas a desarrollar. Toma un post it, anota las ideas aparte como forma para desahogarlas pero no te concentres de más en ellas.

Refozar el ejercicio de mantenernos enfocados es uno de los pilares de la productividad. Suficientes son los distractores internos y externos para hacernos mirar algo más, diferente de la meta que hemos propuesto.

Una vez que hayas completado tus metas, prémiate con un descanso, tomar café, charlar o chatear con alguien. Después de ese tiempo, vuelve con fuerza y concentración de nuevo a tus tareas.

Así que ya lo sabes, desde hoy puedes comenzar a practicar el hábito de escribir las tareas del día siguiente.

——————-

https://emprendeideas.info es un sitio que ofrece opciones creativas para emprendedores. Si quieres compartir tu opinión e ideas puedes escribirnos aquí.