SÍ, hoy. No mañana, hoy.

Ana Laura, Contadora Pública de profesión es hoy una coach de vida que ayuda a decenas de personas a lograr su plenitud a través del desarrollo personal.

Todo empieza desde casa

Crecí viendo a mis padres trabajando incansablemente en casa y en el negocio. Y escuchando decir a mi mamá: “Estudia para que tengas oportunidades en la vida. Yo no tuve las tuve”. Y a mi papá: “Busca un buen trabajo en alguna empresa importante para que no batalles como yo…”.

Desde que inicié la universidad en 1988 – ya hace un buen de años – todo el mundo decía que no había trabajo… Y la verdad, creo que es una de las grandes mentiras que nos cuentan (y que luego te cuentas).

Migración de la profesionista al mundo del emprendimiento

Comencé a trabajar antes de los 20 años y para los 24 años ya era Gerente de Auditoría en una empresa financiera regional en el norte de mi país, México. Y de ahí comencé a trabajar de una forma muy intensa. Quienes me conocen de cerca, lo saben.

Después de casi 25 años de trabajar para la iniciativa privada, la vida me llevó a emprender. En el fondo, fue algo que siempre deseé, a pesar de lo que me decían mis padres. Me sorprendo cuando las personas me dicen: “¡Siempre dijiste que lo harías y lo hiciste!”, porque yo no recuerdo eso.

Así que el sueño que empezó desde mi vida universitaria, comenzó a convertirse en realidad en la barra desayunadora de mi casa con una laptop, mucho antes del auge digital.

¿Los sueños se hacen realidad?

Siempre soñé con dar a las personas herramientas para aumentar su autoconciencia, su felicidad y bienestar, y que disminuyeran su dolor y sufrimiento. Desde los 18 años, acompañaba a un gran número de jóvenes en los grupos religiosos donde crecí y me di cuenta que las problemáticas eran muy parecidas, aunque la forma de vivirlas era única. Así que soñaba con que las personas fueran más felices, aún antes de que la Psicología Positiva saliera a la luz.

Ana Laura Garza es la fundadora de Espacios de Desarrollo EdD Institute

EdD Institute nació en 2009, aunque empecé a trabajar a tiempo completo hasta 2011. Y su misión es crear espacios donde las personas, los grupos y las organizaciones puedan crecer y florecer a través del cultivo de la salud mental y la prevención de la violencia, con el fin de llegar al anhelado bienestar mental, que la Organización Mundial de la Salud promueve.

Desafíos

Enfrenté algunos retos, ¡por supuesto! Como aprender a vender, a cotizar, a cobrar y a negociar. Y era muy difícil pues lo que estaba ofreciendo antes lo hacía de forma gratuita como servicio. Aún sigo aprendiendo y mucho. He encontrado el camino muchas personas que me han ayudado y a quienes siempre estaré agradecida; y otras – pocas – con las que he vivido experiencias negativas a quienes les agradezco doblemente por las lecciones aprendidas.

¡Ah! Y además el hecho de no saturar a mis clientes de información. Porque lo que hago me apasiona y puedo saturarlos.

A cambio, EdD me ha regalado muchas satisfacciones: maravillarme ante el florecimiento de muchas personas, desarrollar mi creatividad y sensibilidad, impactar a miles de personas, llevarme a lugares y experiencias que nunca podría haberme imaginado, y vivir todo esto cerca de mi familia.

Ante la disyuntiva

Cuando me preguntes: ¿Emprendo o no emprendo? Siempre te contestaré: ¡Emprende, por supuesto!

Tú decide cómo lo hagas, si en solitario o con socios. En ambos casos, rodéate de personas diferentes a ti en las que confíes plenamente. Personas que te reten, que te complementen, incluso que te den la contra.

¿El emprendedor nace o se hace?

Creo firmemente que todos llevamos un emprendedor dentro. En nuestro adn llevamos todas las características necesarias para serlo. Solo haz una pausa y escucha tu interior.

En mi opinión un@ emprendedor@, necesita ser una persona apasionada por el servicio y la trascendencia. Que desee dejar una huella positiva y aportar un grano de arena en la mejora de la humanidad y del mundo en el que vivimos.

No necesitas ser experto en todo; pero si ser curioso, autodidacta y ávido lector de palabras, personas y sucesos. Un observador del mundo con una capacidad de asombro como la de un niño que mira con ojos nuevos todo.

Otro rasgo importante es ayudar, pedir ayuda y permitir que te ayuden. No podrás hacerlo sol@.

Las personas que te aman seguramente te dirán que desistas, con la más positiva intención: Que no te lastimes, si fracasas. Escúchalos, ámalos más cada día… Y sigue adelante, haciendo realidad los sueños y deseos más profundos de tu alma. A pesar de todo, ellos caminarán a tu lado: Contigo llorarán tus caídas y celebrarán los triunfos. Tener éxito emprendiendo sin tus seres queridos, es un éxito incompleto. Ama y permite que te amen.

¿Si pudiera regresar el tiempo?

1. Me atrevería a equivocarme más y más rápido para aprender más lecciones.

2. Confiaría más en mi deseo sincero de ayudar a las personas, los grupos y las organizaciones.

3. Pediría ayuda y permitiría que me ayudaran sin pena.

Querid@ lector@: Gracias por llegar hasta aquí. Deseo de corazón que todos los días sueltes los pretextos que le alejan de tus sueños y los abraces con amor y confianza. Confía en Dios, en la Vida, en ti, en los que te aman; y en que todo lo que necesitas siempre está a tu alcance.

Abrazos solidario con cariño, AnaG

———————-

Ana Laura Garza García MDH-CPSM, es Consejera Profesional, especializada en Salud Mental, Psicología Positiva y Focusing. Master en Desarrollo Humano, Consejería Clínica y Salud Mental. Fundadora de EdDInstitute. Creadora de Brigadas de Primeros Auxilios Emocionales PAE+, al servicio de la Vida.

anagcounselor@gmail.com

Redes Sociales @AnaGCounselor / @EdDInstitute